Kodaline - All I Want (Part 2)


Kodaline - All I Want (Part 1)

DÓNDE ENCONTRAR AYUDA CUANDO ESTÉS ...
  • Miedoso : Juan 14:27 , 2 Timoteo 1:07 , Hebreos 13:06 , 1 Juan 4:18
  • Enojado : Mateo 5:22-24 ; Romanos 12:10-21 , Efesios 4:26, 31-32 ; Santiago 1:19-20
  • Ansioso / Preocupado : Mateo 6:23-34 , Filipenses 4:6-7 , Lucas 12:22 , 25, 31 , 1 Pedro 5:07
  • Afligido : Juan 11:25 ; 14:1-3 , 1 Corintios 15:55 , 2 Corintios 5:01 ; Filipenses 1:21 , 1 Tesalonicenses 4:13-18 , 1 Pedro 1:3-4
  • Amargado / Resentimiento : Mateo 6:14-15 , Romanos 12:14 , 17-19 , Efesios 4:31-32 , Hebreos 12:14-15 , 1 Pedro 2:23
  • Deprimido : Mateo 11:28-30 ; Romanos 8:28; Filipenses 4:13
  • Desalentado / Decepcionado : Mateo 11:28-30 ; Romanos 8:28; 2 Corintios 4:8-9 , 16-18 , Gálatas 6:09 , Filipenses 1:6; 4:6-7 , 19; 1 Tesalonicenses 3 : 3 , Hebreos 10:35-36 , 1 Pedro 1:6-9
  • Angustiado / Malestar : Lucas 18:1-8 , Hebreos 12:3; 13:05 ; 1 Pedro 5:7
  • Dudoso: Mateo 8:26 , Juan 6:37 ; Filipenses 1:6; 2 Timoteo 1:12 , Hebreos 11:06 ; 12:02 ; Santiago 1:6 , 8; 1 Juan 5:13
  • Lejos de Dios : Lucas 15:11-24 , Apocalipsis 2:4-5
  • sin esperanza : Romanos 15:13 , Colosenses 1:3-5 , 27; 2 Tesalonicenses 2:16-17 , Hebreos 11:01
  • Celoso / envidioso : 1 Corintios 3:03 , Gálatas 5:29-21 , 26; Hebreos 13:05 ; Santiago 3:16 ; 05:09
  • Impaciente : Romanos 5:03 ; 8:25 ; 12:12; Gálatas 5:19-21
  • Solitario : Juan 14:15-21 , Hechos 2:25-26 , Hebreos 13:5-6
  • Triste : 2 Corintios 1:3-4 ; 2 Tesalonicenses 2:16-17 , Hebreos 4:15-16
  • Enfermo : Mateo 18:19; 2 Corintios 12:7-9 ; Santiago 1:6 ; 5:13-16
  • Sufrimiento : Mattew 5:10-12 ; Juan 15:18-20 , Romanos 8:35-39 , 2 Corintios 12:10 , 2 Timoteo 3:12; Santiago 1:12 , 1 Pedro 4:12-14 , Apocalipsis 2 : 1 -
  • Tentado : Mateo 4:1-4 , 11; 26:41 , Lucas 17:01 , 1 Corintios 10:12-13 , 1 Timoteo 6:09 , Hebreos 4:15; Santiago 1:2-3 , 12-15 ; 04:07
  • Preocupado por los malos pensamientos : Filipenses 4:08 , Colosenses 3:02
  • Débil : Romanos 5:06 ; 2 Corintios 12:9-10 , Efesios 3:16; Filipenses 4:13
  • Retención de perdón : Mateo 6:14-15 ; 18:21-22 , Marcos 11:25 , Lucas 6:37-38 ; 11:04 ; 23:34; Efesios 4:32

La vida de dos huilenses se cruzó hace 50 años para escribir uno de los capítulos más pintorescos de la historia opita, que revela parte de la idiosincrasia colombiana: el engaño del embajador de la India.

El primero es Guillermo Plazas Alcid, abogado, exparlamentario por 24 años, exministro y tres veces alcalde de Neiva. El segundo, Jaime Torres Ortiz, un seminarista que se hizo pasar por embajador de la India y engañó a Neiva, en una época en la que el país no tenía relaciones diplomáticas con el país asiático.

Plazas Alcid, que se ganaba la vida como abogado y periodista, fue testigo en primera fila de Shri Lacshama Dharhamhhaj, es decir, el personaje que se inventó Torres.

“Corría la segunda semana de diciembre de 1962 y la clase dirigente del departamento estaba alborotada por la pronta visita de un dignatario internacional”, narra Plazas Alcid, hoy jubilado y quien entonces debió ejercer como abogado de oficio para defender al falso embajador, una vez se desnudó toda la farsa.

“Torres tenía 28 años y llevaba cuatro y medio en la diócesis de Garzón. Era culto, tocaba el violín, manejaba varios idiomas. Estaba de vacaciones y llegó a Neiva, donde la misma gente le dio pie para el engaño”, dice Plazas Alcid, que además era director del semanario El Debate, el periódico que narró los detalles de la historia, y de donde salió buena parte del guion para la película colombiana El embajador de la India, 1987, protagonizada por Hugo Gómez, y que inmortalizó la historia.

“Un comerciante muy conocido dijo que había viajado en tren con alguien que se identificó como el embajador de la India, pero que no se podía divulgar”, agrega Plazas. Pero el comerciante, un ferretero, que según El Debate era Álvaro Díaz, llamó al secretario de Gobierno para ponerlo en aviso. Cuando el chisme ya era de conocimiento en las altas esferas del poder neivano, hasta el Hotel Plaza (aún hoy entre los más importantes de la ciudad) llegaron banqueros, comerciantes y delegados del gobierno local.

Los carros oficiales fueron puestos al servicio del supuesto embajador; y el club rotario de la ciudad lo atendió por tres días, incluso con montajes teatrales realizados por las hijas de las mejores familias de Neiva.

Pero la gran farsa quedó al desnudo cuando en el cuarto día fue invitado a la sede del batallón y uno de sus condiscípulos del seminario lo reconoció y le grito:

–“¡Ole Jaime! ¿Qué hace por acá?

-–¿Cuál Jaime, respete que es el embajador de la India? – gritó algún dirigente.

–Cuál embajador, si soy seminarista y él es compañero mío –alegó el joven”.

“Una vez se descubrió el engaño, me llamaron para defenderlo”, acota Plazas. La prueba que usó para demostrar que el hombre no tenía preparado ningún acto contra la ley fue su registro en el hotel. “Él se registró con su nombre, porque no tenía ninguna mala intención. Pero la misma gente por esa idiosincrasia de querer ser alguien importante (hizo todo), y él lo aprovechó”, cierra el excongresista.

JOHN MONTAÑO
Corresponsal de EL TIEMPO
Neiva.

Si por un instante Dios se olvidara de que soy una marioneta de trapo y me regalara un trozo de vida, aprovecharía ese tiempo lo más que pudiera. Posiblemente no diría todo lo que pienso, pero en definitiva pensaría todo lo que digo.Daría valor a las cosas, no por lo que valen, sino por lo que significan.Dormiría poco, soñaría más, entiendo que por cada minuto que cerramos los ojos, perdemos sesenta segundos de luz.Andaría cuando los demás se detienen, despertaría cuando los demás duermen.Si Dios me obsequiara un trozo de vida, vestiría sencillo, me tiraría de bruces al sol, dejando descubierto, no solamente mi cuerpo, sino mi alma.A los hombres les probaría cuan equivocados están al pensar que dejan de enamorarse cuando envejecen, sin saber que envejecen cuando dejan de enamorarse.A un niño le daría alas, pero le dejaría que el solo aprendiese a volar.A los viejos les enseñaría que la muerte no llega con la vejez, sino con el olvido.Tantas cosas he aprendido de ustedes, los hombres… He aprendido que todo el mundo quiere vivir en la cima de la montaña, sin saber que la verdadera felicidad está en la forma de subir la escarpada.He aprendido que cuando un recién nacido aprieta con su pequeño puño, por primera vez, el dedo de su padre, lo tiene atrapado por siempre.He aprendido que un hombre sólo tiene derecho a mirar a otro hacia abajo, cuando ha de ayudarle a levantarse.Son tantas cosas las que he podido aprender de ustedes, pero realmente de mucho no habrá de servir, porque cuando me guarden dentro de esa maleta, infelizmente me estaré muriendo.Trata de decir siempre lo que sientes y haz siempre lo que piensas en lo más profundo de tu corazón.Si supiera que hoy fuera la última vez que te voy a ver dormir, te abrazaría fuertemente y rezaría al Señor para poder ser el guardián de tu alma.Si supiera que estos son los últimos minutos que te veo, te diría “Te Quiero” y no asumiría, tontamente, que ya lo sabes.Siempre hay un mañana y la vida nos da siempre otra oportunidad para hacer las cosas bien, pero por si me equivoco y hoy es todo lo que nos queda, me gustaría decirte cuanto te quiero, que nunca te olvidaré.El mañana no lo está asegurado a nadie, joven o viejo. Hoy puede ser la última vez que veas a los que amas. Por eso no esperes más, hazlo hoy, ya que si mañana nunca llega, seguramente lamentaras el día que no tomaste tiempo para una sonrisa, un abrazo un beso y que estuviste muy ocupado para concederles un último deseo.Mantén a los que amas cerca de ti, diles al oído lo mucho que los necesitas quiérelos y trátalos bien, toma tiempo para decirles, “lo siento” “perdóname”, “por favor”, “gracias” y todas las palabras de amor que conoces.Nadie te recordará por tus nobles pensamientos secretos. Pide al Señor la fuerza y sabiduría para expresarlos.Finalmente, demuestra a tus amigos y seres queridos cuanto te importan
Gabriel García Márquez